lunes, 19 de octubre de 2009

allí donde esta ella ahora.

Dicen que el frio hace grietas en las palabras y convierte los recuerdos en hojalata, que cuando miras el hielo, los huesos se estremecen y un escalofrío rompe los paréntesis más ocultos.

Por eso se cubría los hombros y encendía un cigarrillo, y otro, y otro mas, todos a la vez, para que el cuerpo y las palabras flotaran en un clima cálido, como ese del desierto, cálido y amarillo, tan amarillo que vuelve la retina humo.

Cuando caza amantes efímeros se lleva esa chaqueta roja que le queda de maravilla. Si te apoyas en el cuello escucharas una canción de esas que lanzan papeles desde la azotea.

Una taza de café y ahora es una chica complicada y triste que brinda con los ojos cerrados y con los días comprimidos en los tacones.

1 comentario:

  1. A veces el frío se porta bien y solo le hace cosquillas en la nariz a las palabras.


    miau
    en
    un
    triciclo

    ResponderEliminar