jueves, 15 de octubre de 2009

amantes de uva pasa

No te ocurre en las mañanas, que cuando abres los ojos, es como si un maldito nido de pájaros estuviera en las pestañas, como si todos revolotearan en un apocalipsis cerrado y saz! Solo de nuevo, como un país que no deja marcas en la suela de los zapatos. Hace falta ser mas especifico para construir caleidoscopios y holografías de mujeres que huelen a uva pasa.
Se rindió, como un tren que se desborda entre el pecho y el ombligo. Hace días pasó por aquí Sam, pregunta que si quieres café en un pocillo que lo ha visto todo. Dice también que cuando regreses te regalara una mansión fantasma, para que te cuente historias de esas en las que cuelgan gánster e hipopótamos rosados. Pero ambos sabemos que ni vos ni nosotros regresaran de este lio en el que estamos.

1 comentario: