martes, 27 de octubre de 2009

duele cuando hace frio

Simone siempre quiso aprender a patinar, era su sueño cuando era niña, si le preguntabas que quería ser cuando fuera grande contestaba con una maraña de ideas que conducían siempre a una pista de hielo y aun par de patines fucsia. Pero por casualidades y porque el tiempo al final también se desborda no pudo ser patinadora.
A los doce quería un saxofón, pero por error de sus labios y por la entropía de sus dedos no supo tocarlo.
Simone es ahora de esas que se ríe con nostalgia y con los ojos entornados en otro lado del mundo. Tiene una cicatriz en el cuello de cuando tocaba violín, esa última es la única que duele cuando hace frio, las otras cicatrices se congelaron con el tiempo o simplemente se fueron en ese viaje sin regreso al que ahora quisiera embarcarse sin afán.
Camina sobre tacones rojos y se pone vestidos con los escotes más exóticos del mundo. Es una mujer-semaforoenrojo que no sabe de literatura ni mucho menos de física moderna.

1 comentario:

  1. Simone...

    me encanto el texto, te sigo :D

    cuidate mucho.

    ResponderEliminar