jueves, 24 de diciembre de 2009

Todas las mañanas lee alguna pagina de sus muchos libros, nunca los ha leído completos, incluso, muchos todavía conservan el empaque. Solo le gusta sentirse entre letras, sin necesidad de desgarrar las páginas y los signos de puntuación.
Toma un vaso de agua con galletas y mas tarde una copa de vino, hasta el límite, como para quedar definitivamente satisfecho. Le gusta fotografiar desde la ventana de su cuarto, esa que encierra un ángulo perfecto para capturar la inmensa soledad de las personas. Solo que a veces se queda dormido, esperando que algo completamente catastrófico ocurra y él este ahí, dispuesto a robar las imágenes con un flash que arrastra todo el momento.
Hace muchos años no sale de casa. Prefiere quedarse allí, como espectador de cada uno de los cataclismos que acompañan la sombra de aquellos que desfilan por el borde de la acera. Es ella quien le recuerda el mundo, la vida al fondo de esa vieja cámara, es ella la que a veces le arroja la realidad sobre sus huesos.

7 comentarios:

  1. Ais, qué bonito.
    Yo no podría hacer eso porque la claustrofobia y yo no nos llevamos bien.

    Te sigo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha sorprendido lo de tomar agua con galletas. A mí como más me gustan son en una especie de papillas que se prepara mi madre del siguiente modo: cuando la leche empieza a hervir se trocean dos galletas por persona, se vierten en la leche en ebullición y se remueve hasta que adquiere textura de papilla. Luego se le añade azucar.
    Dile al personaje de tu relato que lo pruebe, a lo mejor le gustan más las galletas así que con agua.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo estaría agusto, entre letras, son frío y tomando fotografías; sí.

    besito.

    ResponderEliminar
  4. Guau! Qué precioso!
    Me sentí como el protagonista de la historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Qué curioso personaje.
    Pero quizás si deja de mirar por el objetivo de la cámara descubre que hay más cosas; y si deja de mirar por la ventana y decide bajar a la calle descubre que hay un mundo mayor. Todo es cuestión de ir más allá, siempre.
    Qué lástima de libros :S

    un beso.

    ResponderEliminar
  6. A mi me encanta estar entre letras, pero personalmente eso de estar tanto tiempo sin salir creo que no podria soportarlo.
    Me gusta como escribes.
    Te sigo! ;)

    ResponderEliminar
  7. Prefiere mirar la vida correr desde la ventana porque tiene miedo de cruzarse con ella frente a frente y que quizás ésta pase de largo. Pero un día lo hará y dejará esa habitación porque sabe que ahí fuera hay más cosas, porque en el bar de la esquina sirven chocolate con churros y quiere probarlos...

    ResponderEliminar