viernes, 4 de diciembre de 2009

Todo esto es tan predecible

-Simone?
la voz sonaba a humo y vodka, con un tsunami entre los dientes.
Solo quiero que vengas. Antes del anochecer, necesito alguien que me hable de fitopatología y me distraiga mientras salgo de esto.
-Donde estas?
-solo eso, el resto no importa.
-Simone?
había colgado. Sara se sentía en el desfase de esa película que tiene poco dialogo y un chorro de imágenes que caen del techo.
Pensó que yo era Sam y quedaron de verse en el lugar de siempre?, dice todavía con el teléfono en la mano.
Sabia como era Simone cuando hablaba por teléfono, siempre haciendo mil cosas a la vez, sin prestar mayor importancia a quien estuviera del otro lado. Las líneas hubieran podido partirse pero ella no se hubiera enterado.
Se sienta y apoya las manos sobre la mesa de la cocina. A veces siente miedo de las casualidades, de las llamadas de gente sin gestos ni sonidos que se lesionan cuando atraviesan el tiempo.
No, no ira, porque esta noche quedo de verse con la chica de la chaqueta roja.

2 comentarios:

  1. no se a ti, pero a yo me siento rara cuando me hablan por telefono

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué pasará con la chica de la chaqueta roja?

    Beso!

    ResponderEliminar