domingo, 3 de enero de 2010

¿Un tequila luego?

-¿Ves? ¿Lo jodido que es estar enamorada y que te dejen abandonada en la estación del tren? Quisiera ir a ese lugar del que tanto hablan, donde el norte podría decirme: Simone, ¿un tequila luego?, y yo sonreiría, porque ya sabes como me pone el tequila, a hablar un poco demás y reírme a carcajadas. Pero en fin, la gente siempre ha de terminar evaporándose. Otra vez iré de amante en amante hasta que el juego se torne a mi favor y pueda huir sin dejar ningún rastro. Seguramente volveré a ser la niña de lo tejados, sabes también lo ingenua que soy.
-¿Y qué harás ahora?
-Elevare una cometa roja, incendiare una ciudad entera, me comeré un helado de vainilla con fresas y a él, le escupiré la camisa.

3 comentarios:

  1. Aplaudo el carácter de Simone. Le ayudará a conseguir todos los tequilas que quiera y se dejará de preocupar por los jodidos abandonos en la estación de tren. Que se prepare la camisa de él.
    Alabo tu forma de escribir, me encanta, en serio

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. A mi tambien me ha encantado tu rinconcito, me seguiré pasando, te he puesto en blogs que sigo :)
    tan visceral que hieres las sensibilidad, me encantas^^

    ResponderEliminar
  3. Siempre encontrara buenas razones para escupir prendas de vestir, o para perderlas, luego tarda en comprender que sus incendios también la consumen, luego tarda en comprender que ella misma desea esperarlo, también tarda en comprender que cuando el vuelva se vera obligado a irse de nuevo sin mas opción.
    A ella solo le queda sacar del cajón la frase:
    "es bueno irse."

    ResponderEliminar