jueves, 4 de febrero de 2010

Eso fue todo.

La casa esta sucia, huele a café y cigarrillos, a humedad y polvo. No se levanta de la cama hace dos días, se la pasa mirando hacia el mismo lado. Una pared olvidada por el agua; de arriba abajo rayas de lápiz labial. Su nombre escrito en cursiva. Roja… dice, llamándola, pero ella no regresa, ella se queda ahí donde la ha dejado, en una fotografía mal hecha con los brazos cruzados y los ojos en otro lugar del mundo. Espera, lleva años esperando, espera otra vez, que los niños hagan tiros al aire, que las guerras se extravíen en su medula espinal, que el bus se detenga en el instante dado, que los pararrayos dejen huella en el útero de las mujeres, que ella vuelva, espera que el tiempo se detenga, esos guantes que nunca aparecieron.

¿Donde estas ahora roja?. Con tus coqueteos y tus cigarrillos franceses. Piensa y cierra los ojos para volver a esperar.

1 comentario:

  1. ¿seria posible que ella volviera? ¿si ese anciano entrara en una amnistía, si lograra conciliar sus guerras mentales? Roja ¿Donde estas ahora?... ¿ya no quieres volver?

    ResponderEliminar