martes, 13 de julio de 2010

a -41.1 grados centígrados

Se quedo en silencio dos minutos y medio. Con las manos blancas de tanto frio que hacia en aquel lugar. No extrañaba a Sam. Ni la mermelada de frambuesa con la que desayunaban los domingos. Ahora estaba sola. Sí, pero tenía el corazón en su lugar favorito, a la temperatura correcta. Tal vez mas tarde podría escribirle una carta a Sara, le contaría una historia que mantuviera las vocales a menos 41.1 grados centígrados y le dibujaría un iceberg o un barco que se congela de a poco.


Detrás de la rubia encontraras un elegante caballero que enciende su pipa y saca su lupa del bolsillo izquierdo del gabán

3 comentarios:

  1. <3 Y dónde está que hace tanto frío?
    Re-precioso *-*

    ResponderEliminar
  2. Frío sólo por fuera. Dentro del corazón que esté todo muy cálido.

    ResponderEliminar