sábado, 24 de julio de 2010

Loser

Se quedó pensando en irse con su chica a vagar por el mundo, en una moto negra. Perderse en una carretera y salir de las cafeterías sin pagar.


Aposto un billete que le quedaba en el fondo del bolsillo. Los demás se movían en el juego sigilosamente, de puntitas. El, por el contrario se deslizaba de una manera torpe con la mirada turbia y los recuerdos encogidos en el interior.


Salió al balcón cojeando, la noche anterior se había caído en su cuarto, totalmente ebrio. Encendió un Malboro y observó como el atardecer se vencía de a poco. Ya todo se le iba saliendo de las manos. El tiempo se le escurría en el alma y la memoria se le fugaba a ratos.

La locura es esa copa de tequila en ayunas que nadie te puede quitar. Ni un atardecer mal dibujado, ni las grietas del paredón.

1 comentario: