jueves, 26 de agosto de 2010

Violeta

Dijo que se llamaba Silvana y se le sentó en las piernas. El me miró con una sonrisaorgasmo y me guiñó el ojo. Yo bebí de mi ron y me reí en la memoria, estimulando las carcajadas de mis recuerdos. De pronto comenzó a hablarnos de astronomía. Nos señalaba al techo como si fuera el cielo estrellado de aquella noche en California. Nos impresionó a ambos que una puta con tan poca clase pudiera hablar de una manera tan sencilla y hermosa de esas cosas que para nosotros eran inabarcables.
Tenía el cabello oscuro y los ojos claritos, como cuando amanece. Llevaba una falda roja y chaqueta de cuero.
De pronto me preguntó por mi color favorito y no supe que responderle, la verdad es que no tenía uno en especial. Ella entonces nos conto porque su favorito era el violeta. Y desde esa noche no puedo pasar cerca de algo que lleve ese color sin que se me dibuje una sonrisaexcitacion en los labios.

1 comentario:

  1. Qué bien me ha caído Silvana ^^

    En serio, precioso el texto.
    Besos

    ResponderEliminar