sábado, 25 de septiembre de 2010

Hacia frio. Últimamente hace más frio que antes.
Tiene una falda y una chaqueta oscura. Miente porque mentir despeja la mente y ayuda a recolectar ideas más factibles. Miente porque cuando es hora de dejarlo todo no hay que dar una explicación ni crear un agujero negro para echar las malas palabras. Ha mentido tanto que al final solo basta recoger las mejores mentiras y agruparlas en un “hasta pronto” que destruye ciudades y carreteras.

Tienes que destruir a las personas antes de que ellos acaben contigo. Así es ella.

Moviéndose en el frio recoge su tasa de café. Suspira y piensa en la última vez que dejó a alguien en la estación de tren. Piensa también en las veces que recorrió las carreteras más peligrosas con la mente en otro lugar del mundo y la mochila llena de cigarrillos y licor.

Mientes porque es necesario incendiar los lugares más fríos de la gente que conoces. Escribe en la ventana que da al sur.